Manifiesto Asexual Orgullo Crítico Madrid 2018

Este es el tercer año que el bloque asexual está aquí. Han pasado muchas cosas durante el último año. La comunidad asexual ha trabajado duro para visibilizar nuestra opresión – estructural, no puntual ni individual -: durante el pasado Orgullo Crítico dimos una charla de acercamiento a la asexualidad, acogimos a toda la comunidad internacional en un simposio sobre asexualidad en el Circulo de Bellas Artes, hemos impartido charlas en universidades, para el colegio de psicólogxs, para adolescentes en jornadas afectivo sexuales, para sexólogxs en cursos online y presenciales, hemos hecho talleres, aparecido en prensa, en programas de radio,… Todo esto para luchar contra lo que parece ser nuestra mayor opresión hoy: la invisibilidad.

Nuestra invisibilidad ya no es una excusa para nadie, el desconocimiento ya no es un motivo. Ampararse en este desconocimiento oprime a nuestra disidencia, nos obliga a empezar de cero cada vez que nos pronunciamos y eso nos dificulta ahondar en nuestras propias experiencias. Opresión también es rechazar la profundidad de nuestra identidad, entorpecer un proceso de autoconocimiento y empoderamiento, convertirnos en las personas que una y otra vez tienen que empezar sus discursos explicando quiénes somos.

Ser asexual parece significar no tener cuerpo, en el más amplio sentido de la palabra. Nuestro deseo disidente anula nuestros cuerpos, el desconocimiento de nuestra identidad nos hace invisibles. Pero tenemos cuerpo, un cuerpo visible, disidente, con una historia donde se pueden ver nuestras heridas, las opresiones que al parecer son tan invisibles como nosotrxs.

Reiteramos, un año más, la necesidad del trabajo desde y para adentro del colectivo. La elaboración de contenidos para crear un mensaje global es totalmente necesaria, y nos gustaría que esa misma importancia se le diera a la capacidad crítica individual y colectiva dentro de los espacios alternativos. Hablar de disidencias de género, sexuales y de cuerpos es un avance importantísimo, pero pierde fuerza si a nivel interno no paramos de oír exclusivamente las siglas LGTB. Cuando no se nombra, sólo lo notan lxs no nombradxs. Los colectivos disidentes llevan ya generaciones reivindicando la importancia del lenguaje, y ese camino también es el nuestro.

Y a nuestrxs compañerxs, a todas las personas del espectro asexual, queremos deciros: nuestra posición política en el mundo ya es subversiva, nuestra lucha por empezar de cero una conciencia social acerca de nuestra existencia ya es reivindicativo. Que nadie os haga sentir menos, que nadie pueda deciros que vuestra identidad es mentira, que sólo es válida si se tienen otras diversidades, que vuestras opresiones son puntuales. Y si algo de esto pasa, si no os sentís capaces de formar parte activa en un colectivo, en un espacio de ocio, en una conversación… Aquí estamos, para recogernos y crecer juntxs, para darnos el reconocimiento necesario para conseguir una autonomía real.

Una cosa tenemos clara “Diversidad sexual” no es nada sin nosotrxs.

 

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito