Manifiesto asexual del Orgullo Crítico 2019 en Madrid

Un año más el bloque asexual está aquí y un año más reiteramos que existimos, que el desconocimiento desde hace tiempo ya no es una excusa. El colectivo asexual lleva años trabajando generando un discurso, intentando avanzar, luchando contra la que, después de tanto esfuerzo, sigue siendo nuestra mayor opresión: la invisibilidad. La que nos obliga a empezar siempre de cero, a explicar constantemente quiénes somos, la que rechaza la profundidad de nuestra identidad y no nos deja continuar nuestro proceso de autoconocimiento y empoderamiento.

Seguimos viéndonos obligades constantemente a luchar por entrar en los espacios disidentes, de los que siempre quedamos fuera, donde seguimos siendo les cuestionades, les que se tienen que manifestar para ser tenides en cuenta, para les que hay que valorar si merecemos estar o no. Repetimos que hablar de disidencias de género, sexuales y de cuerpos es un avance pero no sirve de nada si a nivel interno no paramos de oir exclusivamente las siglas LGTB. Cuando no se nombra sólo lo notan les no nombrades. Los colectivos disidentes han reivindicado históricamente la importancia del lenguaje y esa reivindicación también es la nuestra!.

Somos una identidad subversiva, que rompe el sistema, ese que nos vende el sexo como una necesidad básica para ser feliz y tener una vida plena.  Ese que hace que en nuestra sociedad el sexo esté en el centro de nuestro ocio, que nos haga adultes, personas sanas y felices, que jerarquice nuestras relaciones, que marque una forma de socialización y lo más importante: que nos humanice.

El sexo históricamente también ha representado la libertad y la subversión de muchas luchas y minorías que se han empoderado desde esa sexualidad. Pero el capitalismo se ha adueñado también de esta herramienta  haciéndonos pensar que da igual hacia quien pero que hay que sentir atracción sexual hacia alguien. Todo esto deja a las personas asexuales sin espacios seguros ni dentro ni fuera de la norma, nos cuestiona, nos considera enfermes,  nos invisibiliza y nos niega.

La existencia de personas asexuales pone en evidencia que la idea de que todo el mundo siente atracción sexual es mentira, es una idea que beneficia al capitalismo, a la sociedad de consumo, refuerza privilegios y funciona como herramienta de control.

La lucha del colectivo asexual es hacer ver que debemos acabar con todo esto al igual que con la monogamia y el amor romántico como idea de que solo debemos vincularnos afectiva y/o sexualmente a una persona y que necesitamos emparejarnos para ser personas completas y acabar también con el sexocentrismo y la jerarquización de las relaciones en base a los vínculos sexuales y románticos y luchar porque la asexualidad deje de ser invisible, menospreciada, cuestionada o tratada como algo que «curar» y sea reconocida como una orientación sexual más e incluida dentro del abanico LGTBIQA+

Y a nuestres compañeres, a todas las personas del espectro asexual, una vez más queremos deciros que nuestra posición política en el mundo ya es subversiva, nuestra lucha por empezar de cero una conciencia social de nuestra existencia ya es reivindicativo. Que nadie os haga sentir menos, que nadie pueda deciros que vuestra identidad es mentira, que vuestras opresiones son puntuales. Y si algo de esto pasa aquí estamos, para recogernos y crecer juntes, para conseguir una autonomía real.

Un año más repetimos: “Diversidad sexual” no es nada sin nosotres.

Deja una respuesta