5 AÑOS DE DISCURSO ASEXUAL EN ESPAÑA

Este año nos ha permitido soñar, ver mínimamente posible una ley para afianzar los derechos de todes a nivel estatal, una ley que nos deje ser, que nos proteja, que garantice la educación y la formación en la diversidad, que nos haga sentir válides. Pero nosotres hemos soñado soles porque no, no se nos menciona, no existimos, en ningún borrador, en ninguna parte, y nadie lo ha echado en falta, un año en que quien nos deja fuera es nuestro propio mundo disidente, un año en que si la ley sale adelante y a mí me agreden sigo tan desprotegide como siempre. Porque a mí no me deja fuera solo el estado me dejas fuera tú.

“Asexualidad existe, les asexuales existimos.”  Así empezaba y terminaba nuestro primer manifiesto en el 2016, hace ahora justo 5 años, y así podríamos haber empezado y terminado nuestro manifiesto de hoy. Seguimos siendo invisibles y al parecer también seguimos siendo poco relevantes. En este año la invisibilidad se ha hecho patente y explicita, no nos la puede negar nadie. 

De pronto parte de nuestro discurso empieza a resonar en otras voces, cuando conviene, cuando se critica la hipersexualidad, la obligatoriedad de tener relaciones sexuales para ser una persona popular, exitosa, madura, subversiva, libre,… y qué aplaudido es este discurso en estas voces, qué diferente a cuando lo decimos nosotres. ¿Por qué? Porque se da por hecho que lo eliges, tú decides tu comportamiento y para nosotres está ligado a nuestra identidad y ya simplemente eso nos quita voz, porque somos les marginades, les pringades, les inmadures, les tradicionales por naturaleza, no quienes lo pueden tener todo y deciden no tenerlo. Es un privilegio utilizar el discurso asexual desde la alosexualidad y a la vez se nos sigue sin mencionar y dejándonos fuera, como si no fuese nuestro. De todos modos nos alegra que vaya calando el discurso y que nos empiece a quedar claro que no se puede ser libre follando cuando no se puede elegir no hacerlo. 

5 años de lucha ya poniendo en evidencia que la idea de que todo el mundo siente atracción sexual es mentira, que es una idea que beneficia al capitalismo, a la sociedad de consumo, refuerza privilegios y funciona como herramienta de control.

5 años haciendo ver que debemos acabar con todo esto al igual que con la monogamia y el amor romántico como idea de que solo debemos vincularnos afectiva y/o sexualmente a una persona y que es necesario para ser personas completas y acabar también con el sexocentrismo y la jerarquización de las relaciones en base a los vínculos sexuales y románticos, que hay muchas más formas de relacionarse, vincularse y sentir que lo que nos han enseñado y luchar porque la asexualidad deje de ser invisible, menospreciada, cuestionada o tratada como algo que «curar» y sea reconocida como una orientación sexual más e incluida dentro del abanico de identidades.

5 años de trabajo, de lucha, de ser visibles e invisibles a la vez, de dar visibilidad, de hacer pedagogía y dejarnos la vida y la salud en ello, de poner el cuerpo, de que nos cuestionen, de espacios inseguros, de no encajar en la norma ni en la no norma, de pasar exámenes, de logros, de lloros, de miedos,… 5 años de construir de la nada, sin recursos, de crear lo que no había, de ser casa, de encontrar iguales, de recibir a gente que llega mejor que nosotres porque nos han encontrado a tiempo, de intentar rearmar a les que llegan peor, más tarde, más incomprendidas, con más miedo,… 

5 años de ser colectivo, de atravesarnos, de luchar juntes, de crear mole. 5 años de orgullo.

Orgullo LGTBIQAP+. Orgullo disidente. Orgullo para todes.