NO HAY DIVERSIDAD SIN NOSOTRES

(Sobre la Ley LGTBI)

No podemos estar contentes con la Ley LGTBI que se ha aprobado en el Consejo de Ministros. Ni podemos ni queremos conformarnos con esta legislación, es una cuestión vital para nosotres.

Muchas personas alosexuales no entienden nada, ni siquiera saben qué es la asexualidad,  no se nos escucha en absoluto pero sí nos critican y reprochan que no apoyemos a otras personas diversas. Esto es una falacia, reivindicar nuestros derecho no quita que estemos apoyando los de otres, que de hecho son los propios también pues podemos ser homorromántiques, plurirromántiques, arromántiques; personas trans, no binaries y podemos ser intersexuales. Así que es obvio que somos muy conscientes de la importancia del avance legislativo que supone esta ley, no sólo para la diversidad, si no para toda la sociedad dentro y fuera de la normatividad, porque la igualdad de las personas es responsabilidad de todes y no sólo de la gente diversa.

Necesitamos que la asexualidad, y el arromanticismo también, se mencionen e  incluyan en la ley. No es un capricho, es una necesidad, una cuestión de respetar y garantizar derechos humanos.

La discriminación que podemos sufrir las personas asexuales por nuestra orientación sexual, se produce de manera estructural en nuestra sociedad y parte de la invisibilidad el borrado y la exclusión.

La falta de información veraz y la dificultad en el acceso a ésta, imposibilita conocer y reconocer nuestra propia identidad, con el consecuente malestar y riesgo de sufrir violencias de diferentes tipos, amparadas en la discriminación institucional que estamos sufriendo aquí y ahora y que queda evidenciada en la exclusión de esta ley, como ejemplo más reciente y flagrante.

Ejemplos de discriminación en diversos ámbitos, a ver si nos hacemos una idea y contamos con el colectivo asexual para hablar de diversidad:

  •  Desinformación, invalidación y ridiculización en medios de comunicación.
  • Borrado y falta de representación del colectivo asexual en la sociedad a     través de diferentes sectores o representación negativa (televisión, literatura, activismos políticos…).
  • Invisibilidad y exclusión de espacios diversos.
  •  Invisibilidad y falta de información en el ámbito educativo.
  •  Invisibilidad, falta de información, de atención y patologización en el ámbito de la salud, con especial gravedad en salud mental.
  • Invisibilidad, falta de información y total desprotección en el ámbito de la justicia, indefensión ante delitos de odio.
  • Invisibilidad y discriminación en el ámbito legislativo.
  • En el plano individual:
    • Burlas
    • Invalidación de nuestra identidad
    • Acusaciones de egoísmo
    • Inmadurez
    • Rarezas
    • Defectos
    • Ser poco o nada deseables
    • Trastornos
    • Acoso…

* Claro que las personas asexuales podemos ser egoístas, inmaduras, raras, tener complejos, traumas y lo que haga falta…como el resto del mundo, eso no invalida nuestra orientación.

Creemos que, hablando de una ley sobre diversidad, habrá gente que pueda empatizar y verse reconocidas en estas discriminaciones también. Las consecuencias que supone todo esto para vosotres son las mismas para las personas asexuales y arrománticas, también.

Especialmente doloroso está siendo ver cómo celebrais la prohibición de las terapias de conversión, sin incluirnos seguirán existiendo dichas terapias, que son muy habituales entre nosotres. Lo que es grave por el hecho en sí mismo y porque ante esta amenaza no podemos ir a le psicólogue, u otres profesionales de la salud, de forma segura sin que nos veamos violentadas por la amenza de “curarnos”o que nos cuestionen por nuestra orientación,

en definitiva, que no tenemos derecho a la salud en condiciones de igualdad con el resto de la sociedad.

La cuestión ahora es qué vamos a hacer todes.

Nosotres siempre estamos dispuestes a hablar y a trabajar por los derechos del colectivo asexual, ese el sentido de la existencia de nuestra asociación.

Ya no hay excusas para invisibilizar, borrar y excluir a las personas asexuales, y arrománticas también, de ningún espacio y restringir nuestros derecho a la participación, entre otros.

 

Equipo ACEs