Hoy es el día internacional de la Asexualidad (International Asexuality Day).

Para llegar a celebrar un día como hoy con la unión y la visibilidad que tenemos (poca, pero alguna), ha sido necesario que muchas personas activistas nos fueran abriendo camino y, gracias a ellas, hoy por hoy estamos donde estamos.

WorldPride 2017

WorldPride 2017

En 2017, cuando ACEs solo llevaba un añito y medio de recorrido activista, se celebró en Madrid, con motivo del WorldPride y con la organización y financiación de AVEN, la Conferencia Internacional sobre Asexualidad. Fue un punto muy importante y de inflexión en el activismo nacional, por un lado porque pudimos conocer, escuchar y compartir experiencias con muchísimes activistas de otros países y otras personas asexuales que viajaron hasta Madrid para marchar en el Orgullo, pero además, también ese mismo día, celebrábamos la inclusión de la asexualidad en la carta de derechos humanos redactada en MadridSummit.

En medio de toda esta celebración no podíamos olvidar quiénes nos habían llevado ahí, algunes incluso presentes en las conferencias y otres no.

El recorrido de todas estas personas no ha sido fácil, y muches han desaparecido por completo del activismo, pero aquí va un pequeño resumen de cómo ha llegado ACEs hasta aquí.

Obviamente, todo parte de AVEN (Asexual Visibility & Education Network). Esta es la primera red para la visibilidad asexual, que crea David Jay en Estados Unidos allá por el 2001. Por aquí se empiezan a compartir recursos y experiencias y se empieza a dar visibilidad, pero había un problema. Lógicamente, todo estaba escrito en inglés; por tanto, si no tenías la suerte de dominar el idioma, no te servía de mucho, así que no era tan útil para la comunidad hispanohablante ni, en general, para cualquier persona que no hablase inglés. Por ello, según fue tomando importancia, se empezó a traducir y se hicieron “copias” en las distintas lenguas, entre ellas la nuestra, y de ahí nació AVENes.En esta red, ya en castellano, empieza a tomar contacto la comunidad hispanohablante y empieza a crecer. Esta red constaba de un foro, donde la gente compartía experiencias y se hablaba de todo un poco, y de un chat, donde era muy difícil encontrar a gente entre les poques que éramos y la diferencia horaria entre Latinoamérica y España. Todo el mundo se conformaba con eso y funcionaba bien, pero claro, a la comunidad hispanohablante no nos podía valer y entonces Diego83, que fue y será por siempre nuestro ídolo, creó la comunidad que era una especie de Facebook donde cada une teníamos nuestro perfil, se podían subir fotos, hacer regalillos virtuales, chatear… Era increíble, creo que puedo decir que realmente ahí nos conocimos muches de les activistas que han estado y están abriendo camino. De todos estos suburbios salen muchos de los nombres: Coffee&cigarettes, muy presente en los foros y del cual me encontraba cosas suyas por todas partes cuando llegué; Saiko y Baikal, administradoras de AVENes (y la segunda además después pasó al activismo fuera de lo virtual y compartimos momentos, charlas, docus y demás); Ene, que creó la Asexualpedia, e Isaac, una de las personas que probablemente más tiempo lleve en las redes asexuales y mejor conoce todo este camino, a quien leí en su día por los foros y con quien tengo la suerte de aún compartir camino de vez en cuando. Aunque nos estemos centrando en el ámbito nacional, tampoco podemos olvidar a personas de Latinoamérica y todo su trabajo realizado en AVENes y en las redes, como Patriciagr, Chrisocolla y todo el activismo que nos ha llegado desde Argentina, Chile, México… y que también nos ha hecho avanzar por tener la suerte de compartir lengua y generar unos recursos mucho más accesibles para nosotres que los generados en otros idiomas.

Todo esto era lo que se cocía en las redes, pero ¿y el activismo presencial? Pues esto ha ido costando un poco más. Algunas de las primeras apariciones con las que cuenta el colectivo asexual en los medios son de Johanna Villamil, una activista asexual colombiana que vino a España un tiempo y es pionera en la visibilidad y el activismo nacional, y que abrió mucho camino hace muchos años. También tenemos a Lucía Lietsi, que publicó Diario de una asexual en 2012, uno de los primeros testimonios escritos con los que contamos (y en castellano sigue sin haber mucho más), y ha ayudado mucho al colectivo asexual a avanzar.

A partir de aquí, poco a poco empezaron a surgir grupos a través de las redes; en las ciudades donde había suficiente gente, se empezó a quedar, más para ocio y charlar que para hacer activismo pero, sin duda, la gente empezó a empoderarse y a ganar confianza. Empezaron las quedadas nacionales: Diego83, Baikal, Ene, Isaac y algunes de les activistas que estamos en ACEs coincidimos en varios encuentros. Charlas, debates, ganas y necesidad de sacar el discurso hacia fuera, de visibilizar, de romper con el estigma, de luchar:

ahí nace ACEs.